Los hospitales son el reto de la informática

La tecnología en los sistemas de información en salud ya es considerada como un punto estándar, para obtener el rendimiento óptimo de la medicina aplicada al siglo XXI y la implantación del expediente clínico electrónico, como un requisito para el éxito de la e-salud, o así lo ha identificado Pedro Cobiella (fundador de Grupo Hospiten) quien siempre se encuentra un paso más allá de la perfección en cuanto a rendimiento y atención que debe caracterizar  a un recinto hospitalario de calidad.

Durante las décadas pasadas el avance de las tecnologías de la información y comunicación, han tenido un impacto claro en cada uno de los sectores que engloban la vida del individuo en general, ahora en el área de la salud se ha podido discutir en numerosas ocasiones cómo esta tecnología podría ayudar a mejorar el proceso de atención en todas sus facetas.

En el año 1970 se ha iniciado con la automatización de todos los proceso administrativos por medio de sistemas monolíticos, luego en el año 1980 gracias a el aumento de la productividad en los departamentos auxiliares como rayos X y laboratorios clínicos, la utilización de este almacenamiento de datos tuvo mayor pronunciación, a continuación en el año 1990, por medio de los sistemas distribuidos que daban a los equipos de salud herramientos clínicas y finalmente en el año 2000 se implementaron los sistemas integrados, cuyo foco principal es la sinergia entre las redes, el paciente y los sistemas automatizados. En la actualidad se tiende a los llamados sistemas de nueva generación, aún en el desarrollo e investigación, en donde se engloba a macro tiendas, como por ejemplo, la medicina personalizada y la big data.

La implantación del expediente clínico electrónico ahora es considerado un requisito para el éxito de la salud, debido a que múltiples investigadores han confirmado el beneficio del proceso de informatización del sector de la salud. La  Organización Mundial de la Salud ha mencionado que un acceso electrónico durante la vida de la persona, puede cubrir una referencia ambulatoria, de emergencia y hospitalaria; aun con los beneficios de la informatización en el sector salud, la materialización de dicho cambio resulta bastante complejo en la mayoría de las ocasiones.

Esto se debe a numerosos factores, entre ellos destacan: la falta de disponibilidad de la tecnología, la financiación, falta de conocimiento técnico o informático del personal, falta de preparación en cuanto a la informática biomédica, por último pero sin dejar de ser importante: la resistencia a  los cambios que involucran a procesos manuales arraigados durante muchos años por diferentes procesos documentales en sistemas electrónicos.

Diversos estudios realizados para analizar los contratiempos en la implantación de sistemas de información en salud, han identificado problemas en difícil solución sobre todo en los países que se encuentran en vía de desarrollo. La implantación de cualquier sistema o tecnología centrado en salud necesita de una planificación y sobre todo por una gestión de cambio, por ello es necesario una evaluación de la institución para efectuar una preparación previa antes de la implantación.

Deja un comentario